La luna a la luz de una farola

luna y farola

Alumbra más la farola que la luna. La luna no siempre está ni siempre alumbra entera. A menudo la ocultan negras nubes. La farola se enciende cada noche y su luz permanece inalterable. Si se funde, es fácilmente reemplazable. Con ella, todo son ventajas.

La luz de la luna, en cambio, clarea el campo de noche, o coloca su débil foco sobre la ciudad dormida, con una luz de segunda mano, como reflejada desde un espejo sobre otro espejo.

Mientras que la farola sabe cuál es su único oficio, me da la impresión de que, aunque lo haga a veces, la luna no pretende iluminar.

Sus tareas son otras.

Anuncios

2 comentarios sobre “La luna a la luz de una farola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s