Todos los difuntos

Purgatorio

Todos los difuntos ya van siendo demasiados.

Todos los difuntos son tantos que tienen que organizarse de alguna manera, no sé si por épocas o por familias o por esa otra cuestión -más peliaguda- que enjuicia su comportamiento en esta vida. Pero debe haber algún tipo de orden, clasificación o -quién sabe- jerarquía. (Descarto el orden alfabético).

Todos los difuntos tienen que hacer algo -aunque sea tumbarse y mirar las nubes o pasear despacio con las manos detrás- para pasar el rato. Porque el rato que les queda por pasar es largo.

Todos los difuntos puede que alguna vez echen de menos este valle de lágrimas.

Todos los difuntos también tienen sus cosas entre ellos, discuten, se ignoran o se enamoran -algunos incluso otra vez de la misma persona. Otros caen enfermos de melancolía.

Todos los difuntos, un día al año, acuden al cementerio a ver cómo sus seres más queridos acuden bien vestidos con flores en la mano y se detienen con gesto serio un rato largo frente a una lápida. Se acuerdan unos de otros. Y después se van.

Todos los difuntos no tienen prisa, solo tiene que esperar. Sienten que cada vez son más.

Todos los difuntos somos nosotros también.

Anuncios

2 comentarios sobre “Todos los difuntos

    1. Aunque por mucho que recen tengo la impresión de que terminaremos condenados. Y rezaremos entonces por los que quedan a este lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s