Cualquiera que sea la senda que se tome

ley_agraria_edicion_de_1795

Una desaconsejable combinación de hastío y pedantería -en la que siendo enorme el primero, es mucho mayor la segunda- me lleva a menudo a leer libros inusuales y olvidados. Tampoco puedo ocultar mi tendencia a bucear en los libros considerados clásicos, sea cual sea su condición, en busca de cierta armonía perdida en la composición de las frases y los párrafos. Aunque resulten, a menudo, farragosos, aburridos y poco trepidantes.

Y este es el caso del librito que, sin anestesia, me he metido entre pecho y espalda, del que se salva una prosa bien estructurada, limpia, racional, aunque, efectivamente, muy poco trepidante. Y es que ni siquiera es un libro, es solo un informe o memoria, que debido a la época en que fue escrito, ha pasado a formar parte de los anaqueles de lo que se viene a llamar historia de la literatura española (léase esto último con las convenientes mayúsculas).

Hablo, sin más dilación ya, del Informe de la Sociedad Económica de Madrid al Real y Supremo Consejo de Castilla en el Expediente de la Ley Agraria, extendido por el autor en nombre de la Junta encargada de su formación, más conocido como Informe sobre la Ley Agraria, escrito y publicado en 1795 por el poeta, dramaturgo, historiador, jurisconsulto, legislador, pedagogo, economista y hombre de estado Gaspar Melchor de Jovellanos, cuyo nombre de pila, por cierto, no parece muy políticamente correcto.

informe ley agraria

Estaba el país por aquellos años, después del espectacular y penoso declive de los Austrias, hecho unos zorros. No había por dónde cogerlo. Inmovilismo, estructuras, tanto sociales como económicas, totalmente arcaicas e inservibles, ruralismo latifundista, subdesarrollo, analfabetismo, despoblación… y todo esto al servicio de una clase dominante compuesta por una nobleza rancia y un clero igual de rancio o más.

Surgen entonces hombres nuevos con ideas nuevas que ansían y demandan profundas reformas tanto en lo económico como lo social, en la agricultura, en la industria, en la educación, en las obras públicas… Los nuevos conocimientos deben estar al servicio de la patria y no solo al de unos cuantos. Hay que desterrar la vacía y podrida cultura del barroco y abrazar con entusiasmo y decencia las ciencias útiles y la luz de la razón.

Y entre los hombres que emprendieron en España esta bienintencionada cruzada estaba Jovellanos. Creían firmemente que la razón, las ciencias prácticas y la extensión de la cultura y la educación, solucionarían los problemas de la gente, consiguiendo de esta manera su objetivo final: la felicidad del pueblo.

(Luego se ha visto que esto no es exactamente así. Que pecaron de ingenuos. Que el acceso a la educación y a la cultura, que la mejora material en la vida de la gente, no hace más felices a los individuos. Pero esta es otra historia)

Culpa Jovellanos de todo esto, en parte, a la preeminencia de la ganadería sobre la agricultura, heredada de nuestros antepasados visigodos.

…el cual halló otro estorbo más fuerte todavía en la aversión de los conquistadores al cultivo y a toda buena industria. No sabiendo estos bárbaros más que lidiar y dormir, y siendo incapaces de abrazar el trabajo y la diligencia que exigía la agricultura, prefirieron la ganadería a las cosechas, y el pasto al cultivo.

Y, aunque con cautela, prefiere advertirnos de las dificultades que tendremos que afrontar si queremos cambiar las cosas.

las ventajas de la libertad se presentan siempre al lado de grandes males o de inminentes riesgos. A cada paso la experiencia triunfa de la teórica, y los hechos desmienten los raciocinios; y cualquiera que sea la senda que se tome o el partido que se elija, los inconvenientes no pesarán menos que las ventajas, y el temor verá siempre en los primeros mucho más que la esperanza en las segundas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s