Simulacro

Tuve que leer dos veces el titular para intentar enterarme de lo que había pasado, pero, aún así, seguía sin tener claro si lo había entendido correctamente. Debía fallar algo, algo relacionado con las difusas fronteras entre la verdad y la mentira, entre la realidad y la ficción.

simulacro

Cruz Roja busca a un hombre desaparecido en un simulacro

¿La desaparición del hombre era un simulacro? ¿O, tal vez, al realizar el simulacro, el hombre había desaparecido realmente?

Con la esperanza de averiguarlo -y sin que me interesase, realmente, lo más mínimo-, me detuve a leer la noticia. Pero a menudo, las explicaciones lo enredan todo un poco más.

Nos dicen que

Durante un par de horas un equipo de 16 voluntarios (…) ha rastreado el parque de San Lázaro y sus alrededores en busca de un hombre de 58 años, con principio de alzheimer, tras el aviso de desaparición dado por sus familiares al 112.

Así, de entrada, todo parece lógico. Pero a continuación -separada la frase por tan solo por un punto y seguido- nos explican que

A estas horas, el hombre se encuentra sano y salvo en su casa, ya que se trataba de un simulacro de búsqueda y rescate de una persona perdida en el campo.

La tranquilidad, de la misma forma que lo hizo en la casa del hombre desaparecido en un simulacro, se apodera finalmente del lector.

Pero en la realidad no todo es como parece, aunque lo sea. Porque algún párrafo más adelante la noticia especifica los detalles de lo sucedido, supongo que para aclararnos algo más el caso.

Tras rastrear el lugar y encontrar al desaparecido en una zanja, éste presentaba heridas que han atendido los voluntarios, completando con éxito el simulacro.

No especifican si el desparecido cayó en la zanja, o simplemente se cobijó en ella. Tampoco sabemos si las heridas eran reales o simuladas, si la cura de las mismas fue, en definitiva, real. ¿Tendría que ser todo simulado -¿tiene el hombre, realmente, alzheimer?- para que el simulacro fuera un éxito? ¿No debe haber, siempre, algo real? ¿Es necesario?

Son tan difusas las fronteras que no las distinguimos. Y así sucedió que

La presencia de ambulancias en la zona ha puesto en alerta a algunos vecinos, que a pesar de haber sido avisados de la actividad en las redes sociales, no sabían qué pasaba, y se han ofrecido a colaborar.

Y en esas andamos, colaborando con los simulacros.

Anuncios

2 comentarios sobre “Simulacro

    1. No lo sé. Es probable.
      Lo que sí sé es que, cada vez más, los periódicos -por no hablar del resto de os medios de comunicación- no son más que simulacros de periódicos. Y que lo mismo le está pasando a la realidad. Y a nuestra vida.
      Aunque tal vez lo que ocurra es que este bloj, en definitiva, no dejará nunca de ser un simulacro de blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s