Nido (3)

La curiosidad -una de las principales causas de mortandad entre los gatos- me llevó, de nuevo, a acercarme por la zona en la que el otro día descubrí un nido entre unos arbustos. Si entonces provoqué que el pájaro que empollaba sus huevos saliera despavorido, en esta nueva -y ya premedita- incursión, volví a ocasionar -otra vez- una huida precipitada, un nuevo abandono.

Al menos, pude comprobar que no fui el causante de algo irreparable. La vida, a pesar de los riesgos inesperados, sigue su curso, con una sabia combinación de instinto y paciencia.

Allí estaban los polluelos, tan feos como vulnerables, percibiendo las primeras luces, removiéndose como si quisieran terminar de desprenderse de los últimos restos de la cáscara, esperando que no tardara mucho en regresar su madre, a ser posible con algo de comida, y confiando en que, a partir de ahora, fuera todo bien.

Así que me fui.

nido_polluelos

Anuncios

2 comentarios sobre “Nido (3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s