Tocar es retocar

primavera

Hace un par de semanas hice esta foto, intentando -como si eso fuera posible- capturar parte de cierta agreste belleza con que amaneció ese día de inicios de la primavera. Como el cielo estaba cubierto por una gran y compacta nube gris, la fotografía quedó bastante oscura, sin la subyugante luz apagada que todo lo envolvía.

Luego en casa, empecé a trastear con las modernas herramientas de edición -sin conocerlas, dios me libre, en profundidad- con la intención de aclarar -dar algo más de luz a- la foto. Aquello, claro, se iba desvirtuando por momentos. Y, como les ocurre a las chicas, que cuando se arreglan -si van a una boda, es mucho peor-, lo estropean todo, recargando innecesariamente aquello que, de manera prodigiosa y natural, ellas son, sin maquillajes enfáticos, peinados delirantes o vestidos estruendosos, continué tocando y retocando los diversos niveles disponibles, explayándome especialmente con aquellos que saturan los colores.

El resultado, aun siendo vistoso, no deja de ser una parodia del paisaje real, envuelto, como estaba, en una luz apagada y levemente ambarina, entre la que surgía, sin tanta efusividad, el color exacto de las flores.

Era primavera y el día estaba muy oscuro, aunque se empeñen en contradecirlo las herramientas de edición.

Anuncios

5 comentarios sobre “Tocar es retocar

  1. Desde luego, parece luminosa. Es muy difícil, por no decir imposible, captar la belleza natural porque está compuesta de muchos elementos que no son sólo visuales. Lo de las bodas es verdad, me ha hecho gracia la observación.

    1. Los chicos lo tenemos más difícil para arruinarlo tanto, aunque últimamente nos estamos empeñando en ello.
      Gracias por seguir leyendo. Es mucho tiempo.

  2. Es imposible describir con fotos los colores que hemos visto. Pero a veces las fotos sirven para ayudarnos a nosotros mismos a recordar la calidad de la luz que no pueden mostrar a otros.

    En el primerísimo post del blog hice un comentario con una cita de un poema de RS Thomas. De nuevo me haces pensar en su “The view from the window”, pero esta vez intentaré poner esa parte del poema en español:

    “[…] A lo largo de la historia
    la gran brocha del pintor no se ha quedado dormido,
    tampoco se ha secado la pintura; sin embargo, ¿qué ojo,
    mirando fríamente, o, como nosotros miramos ahora,
    a través de las lentes de las lágrimas, jamás vio
    esta obra sin terminar?”

    1. Ah, lo recuerdo: solo han pasado cinco años. Recuerdo incluso que, aunque totalmente desconocido para mí, después de leer tu comentario, logré hacerme con el único -creo- libro suyo que hay traducido al castellano.
      rs thomas
      Todo un descubrimiento.
      Ya ni te doy las gracias por leer y comentar.
      Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s