Vacaciones

chanclas

Hay que preparar ya las vacaciones, tenerlo todo previsto, que no se olvide nada. Son muchas cosas las que hay que tener en cuenta para poder pasar unos días lo más despreocupadamente posible. Reservar con antelación, prepararlo todo y hacer, de la manera que sea, que coincidan las fechas y que todo, finalmente, encaje. Son demasiadas cosas para poder, si eso es posible, pasar unos días despreocupados. No podemos dejar nada al azar ni tardar más de la cuenta en organizarlo ni olvidar nada.

Y ese es el problema. Nos tenemos que llevar todo -todo lo que necesitamos para pasar unos días lo más despreocupadamente posible- y no olvidar nada.

Pero acaso sería mejor -mucho mejor-, una vez contratados los alojamientos y preparados los desplazamientos, y ajustadas las fechas y dispuesta la ropa y las maletas, que nos olvidáramos de nosotros mismos, que nos dejáramos a nosotros mismos en casa, porque si nos llevamos, ¿cómo vamos a pasar unos días despreocupadamente?

(También -como el que olvida algo sin importancia y piensa que no va a poder pasar sin ello y, sin embargo, luego comprueba que sí, que no le hacía falta para nada- nos podemos dejar la cabeza en casa. Es otra opción menos drástica)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s