Los comentarios

identicon-samples

No soy muy de leer blogs. Aunque me gusta -aunque me sigue gustando-, no soy muy de leer ya nada. Leo poco y desordenadamente. Aquellos lejanos atracones de lecturas debieron sentarme mal y aún estoy haciendo la digestión. Ahora leo más bien prospectos y cosas así.

Pero como los tengo tan a mano -y hay tantísimos-, los blogs, digo, pues me doy una vuelta por algunos de ellos de vez en cuando. (Cuando no sé qué mirar ni dónde entrar. Internet, digan lo que digan, es muy aburrido). Los leo, diríamos que tangencialmente, sin mucho entusiasmo.

Pero no era de esto -de esto exactamente- de lo que quería hablar. Quería decir algo acerca de los comentarios que generan los blogs. Últimamente, cuando entro en alguno de ellos, me interesa bastante menos lo que dice, lo que cuenta quien escribe el blog, que los comentarios que van dejando -cuando lo hacen- los lectores más implicados y hasta los del propio autor que responde -o no- educadamente, un poco por obligación, creo.

Son los comentarios, en la mayoría de los casos, bastante mejores, o por lo menos, bastante más entretenidos, que las entradas del propio blog. A veces son ingeniosos, otras no, da, incluso, un poco igual, lo mejor de ellos es que van creando una especie de conversación a la que uno se asoma sin que le vean. (La condición de fisgón es inherente al medio que nos ocupa, esto de internet, digo). Así que, como suele ocurrir siempre con todo lo demás, el esfuerzo y la ilusión del autor quedan en casi nada, sirven para más bien poco. Leo con más agrado los comentarios. Es una pena.

(Todo es ya excesivamente paradójico. Antes había periódicos, con noticias, reportajes y columnas de opinión. Luego vino internet y todo se adaptó al nuevo e imparable medio. Ya no hay periódicos, ya no hay noticias, ya no hay reportajes, ya no hay columnas de opinión como las de antes. Ahora leo, para enterarme de lo que pasa, los titulares nada más. Apenas una línea. Píldoras. Y las noticias que en los periódicos de posguerra iban marginadas en una pequeña sección que se titulaba algo así como “Increíble pero cierto”, ahora ocupan casi todo el periódico. Videos con perros o gatos, despedidas de soltero, accidentes… Hay que llamar la atención, la escasa atención del frenético lector, al precio que sea. Bueno, pues ahora, para enterarme ya no leo periódicos, ni siquiera leo los titulares, ahora, para enterarme en profundidad de lo que pasa, me basta con los memes. En fin).

Así que, como decía, todo va siendo ya, en todos los sentidos, en todos los aspectos, excesivamente paradójico. De la misma manera, me he dado cuenta de que, últimamente, cuando leo lo que alguien ha escrito en un blog, paso como de puntillas y me voy directamente a ver qué dicen los comentarios. (Están un poco más abajo)

Anuncios

6 comentarios sobre “Los comentarios

      1. Sabes que el Enciclopedia Británnica se publicó en tomos que se demarcaban con las tres letras iniciales de la primera y última palabra en cada tomo (p.ej. el libro AAR TO APR incluiría los temas de aardvaark a April). Se dice que el tomo más vendido era séptimo volumen que llevaba el título “HOW TO HUG”.
        (I think that lost in the translation, but never mind!)

      2. No creo que se necesite aprender a abrazar, pero yo también me hubiera comprado el séptimo volumen antes que los otros.

      3. Bueno, pero no llegáis al nivel de los alemanes, que si les dan a elegir entre ir al cielo o asistir a una conferencia sobre el cielo, eligen sin dudarlo ésta última opción.
        (Creo que, como digo en la entrada, están quedando mucho mejor los comentarios)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s