Los trajes vacíos

traje

Salí a la calle y solo vi una multitud de trajes y de vestidos vacíos que iban y venían por las aceras, que se paraban en los semáforos o tomaban café en las cafeterías. Los coches los conducían trajes vacíos, vestidos vacíos. En la calle, en las oficinas, hablaban, unos con otros, los trajes y los vestidos. Pero estaban siempre vacíos.

Al salir a la calle intenté verme reflejado en el cristal de un escaparate y solo vi otro traje vacío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s