Hierba

hierba

Las últimas lluvias empiezan a caer sobre mojado. Después de meses sin ver una gota de agua, la tierra reseca, hecha un pedernal, ha empezado a esponjarse. Se ven los primeros charcos, señal de que empieza el agua a rebosar. Pronto, los arroyos volverán a correr. Levemente verdea el campo. La hierba, frágil e imparable, crece por fin. La lluvia sigue cayendo mansa e insistentemente.

Todo, aunque con algo de retraso este año, parece que vuelve a la normalidad. La hierba seca se pudre, los pozos empiezan, lentamente, a recuperarse. El barro enlodaza los caminos. Los pájaros se sacuden el plumaje en las ramas empapadas. Los hombres ven llover. Verdea el campo y ya la tierra ha perdido su dureza.

Nuestros corazones de pedernal no han de perder la esperanza. Cae la lluvia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s