Menos y Más

Acaso porque eran antagónica y beligerantemente complementarios, no dejaban de perderse de vista. Se ignoraban pero, en el fondo, y aunque no lo aparentaran, no podían vivir el uno sin el otro. Solo se sentían bien cuando conseguían anular al otro. Se necesitaban.

Más era insaciable. Sumar, añadir, acumular era su vida y su razón de ser. Nunca nada, por mucho que fuera, era suficiente. No era ya el tener, el tenerlo todo, sino la actividad mecánica y voraz, pura y progresiva, de sumar, de seguir sumando, de añadir imparablemente, de acumular sin que tenga fin.

Menos, por el contrario, se empeñaba en deshacerse de cosas, en soltar lastre, en quitar continuamente aquello que le sobraba. Era mejor tener pocas cosas, las básicas acaso, tal vez ni eso: menos aún. Llegar a nada parecía ser su objetivo final.

No podía haber, entonces, dos más diferentes, más distintos, más ajenos en su forma de vida y en sus aspiraciones. Y sin embargo, se miraban de reojo, no sé si con envidia, pero con la aproximada idea de que, al final, estaban haciendo lo mismo, comportándose de la misma manera. No podían dejar de ser como eran, pero estaban confusos. Podían, incluso, por extraño e imposible que pudiera parecer, llegar a confundirse.

Porque, bien mirado, Menos es Más. Una simple acumulación -más y más- de nada vale, todo acaba siendo confusión, caos, amontonamiento agobiante e inservible. Y Menos acaba siendo Más. Poco es mucho, tener dos o tres cosas, las básicas, es la mayor riqueza. Y seguir despojándose del resto. Menos si no es capaz de alcanzar la armonía, sí la tiene más cerca.

Porque, por el contrario, Más es Menos. Tener más lo único que delata es que se es menos. Es como si Más quisiera ocultar su inanidad detrás del más y más, de la acumulación progresiva y sin sentido. Y al final tener tanto -tener cada vez más- es tener menos, es no tener nada.

Así que, a pesar de tenerlo, de inicio, tan claro, de ser tan nítidas y radicales las diferencias entre uno y otro, Más y Menos, Menos y Más, terminaron por confundirse, o por lo menos, acabaron por significar lo contrario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s