Alguna hormiga

Pienso en la fugacidad
de la vida mientras paseo
y, sin darme cuenta, piso
el frágil cuerpo de una hormiga.
Cuando regreso evito
pisar su minúsculo cadáver
y pienso en la absurda
e innecesaria manera de morir
que tienen las hormigas
cuando un hombre anda cerca,
especialmente cuando ese hombre
piensa en la fugacidad
de toda existencia
y en cómo se le pasa la vida
mientras camina pisando
alguna hormiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s