Batalla campal de los perros contra los lobos

Alfonso -o Alonso- Fernández de Palencia, más conocido, bueno, es un decir, como Alfonso -o Alonso- de Palencia, fue un destacado hombre de letras -historiador, lexicógrafo, cronista real y secretario de cartas latinas de obispos, cardenales y reyes- que nació en 1423, probablemente en Burgo de Osma.

Se educó en el palacio del obispo de Burgos y partió después a Florencia y más tarde a Roma, siempre al servicio de cardenales, donde estudió humanidades con Juan de Trebisonda. De regreso a España ocupa el lugar de Juan de Mena -del que ya les hablé aquí hace ya algún tiempo- como cronista real y secretario de cartas latinas de Enrique IV. Intervino después en las arriesgadas maniobras que concluyeron con la boda de Isabel y Fernando y terminó siendo cronista oficial de la reina Isabel tras su subida al trono en 1475. Años después, en 1492, muere en Sevilla.

La principal obra de Alfonso -o Alonso- de Palencia es la monumental Gesta Hispaniensia ex annalibus suorum diebus colligentis, llamada habitualmente, más bien para abreviar, Décadas, por estar dividida en estos periodos, a la manera de Tito Livio. Cubre los principales hechos acaecidos desde finales del reinado de Juan II hasta los tiempos de los Reyes Católicos. No se molesten en buscarla -si tuvieran la estrafalaria e improbabilísima ocurrencia de intentar leerla- ya que, al menos las tres primeras décadas no se han publicado nunca. Habría que acudir a los escasos manuscritos existentes. Y no es tampoco plan.

También escribió los Anales de la Guerra de Granada y un Tratado de la perfección del triunfo militar. Y ya como lexicógrafo, un Opus Synonymorum –o De sinonymis elegantibus–, en el que se ocupa del estudio de los sinónimos y el Uniuersale Compendium Vocabulorum, el primer diccionario bilingüe latín-castellano, aunque pronto quedaría relegado por el de Nebrija.

También su labor como traductor fue muy importante. Tradujo las Vidas paralelas de Plutarco y Los siete libros de las guerras judaicas de Flavio Josefo.

Pero a lo que vamos -si vamos realmente a algún sitio. De manera accidental, acabó en mis manos un opúsculo latino suyo publicado en 1457, que él mismo se encargo de traducir al más vulgar romance, idioma en el que, por supuesto, he podido leerlo. Se trata de la Batalla campal entre los perros y los lobos, una alegoría escrita con una doble intención, política y personal. Por eso, además, traduce el mismo la obra, para que sea leída en la corte -muy pocos entendían el latín- y esas personas influyentes le puedan ayudar en su objetivo de conseguir el cargo de cronista real que tanto ansía.

Entre la fábula y el exemplum -un poco a la manera de la épica paródica representada por la seminal Batracomiomaquia, o  Batalla de las ranas y ratones-, nos cuela Alfonso -o Alonso- de Palencia una alegoría política, en la que la contienda entre perros y lobos le sirve para describir, y criticar, el tumultuoso momento político que vivían por entonces. Esta fenomenal batalla entre perros y lobos no termina de manera clara ni definitiva. Con esta batalla universal nadie, al final, gana.

Nos habla Palencia, antes de entrar en materia, de los traductores -que nunca, los pobres, salen muy bien parados…

…que luego se atreven a traspasar de lengua limada latina a nuestro corto vulgar muchas escripturas, que no pueden ser trasladadas por alguno, aunque mucho enseñado sea, sin perder la gracia y todo el son y el fruto de la composición y la mayor parte del verdadero significado, en tal manera que lo agudo se torna grosero, y lo muy vivo se amortece del todo, y lo que primero tenía calor y fuerzas, así se resfría y enflaquece, que allende de la injuria fecha a los altos componedores, valdría más nunca leerle…

La loba Amártula, compañera del valiente lobo Harpaleo, al comprobar que no ha regresado de la incursión contra el rebaño custodiado por los fieros mastines, se teme lo peor. Porque…

…los ojos del corazón son más agudos, los cuales ven lo que los mortales ojos acatar en manera alguna no pueden, y sabe el ánimo lo que en los lugares muy alejados contesce. Por cierto, nunca a cosas que bien quisiese vino alguna desdicha que primero no me trajese la mensajería la perturbación intrañable de mi corazón, la cual, aunque luego, cuando turba el espíritu, no señala qué es lo que ha contescido, pero con todo dice, y no yerra, que hay alguna gran causa de afligimiento y dolor.

Pero la guerra es inevitable. Como dice el caudillo de los perros, poniendo de manifiesto la eterna contienda…

…mientras se fallaren montes y campos, mientras que en las selvas haya sombras, mientras que no falleciere humidad en el agua y calor en el fuego, siempre serán contrarios nuestros deseos a los de los lobos.

Uno de los más valientes mastines alardea de su arrojo…

Et si aquesto otorgarle quisiese, non dubdaba dejar en fin de la pelea tan desmenuzados los lobos que le cupiesen en suerte, que escasamente las formigas pudiesen tomar con los sus farmoncillos de las bocas el mayor pedazo.

El capitán de los perros le arenga…

…lanzadvos muy agramente en los enemigos, y muy más agramente, con toda enemiganza, comenzad la lid contra los adversarios enemigables, y con muy fieros dientes siempre vos estudiad de despedazar las sus muy veninosas entrañas fasta haber la victoria.

Finalmente Alfonso -o Alonso- de Palencia le pide a su muy alto señor, a quien dedica la obra, que interceda por él -o sea, que le sea otorgado el puesto al que aspira de cronista real, para poder tener una vida asegurada y tranquila y poder escribir-, porque él sabe…

…qué copia de libros, qué disposición de vivir y qué reposo sea menester a los que dan obra a estudiosa composición, y cuánto es imposible a los menesterosos dar buen fin a cosas loables.

Anuncios

2 comentarios sobre “Batalla campal de los perros contra los lobos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s