Los intermedios a veces se parecen demasiado a los finales

Circunstancias me han mantenido alejado de este quaderno. Creo que ha sido, en estos seis o siete años, la primera vez que lo he abandonado durante tanto tiempo. Se había convertido en una rutina, costumbre o lastre que me ha ido acompañando, casi a diario, hasta convertirse en una especie de fiel obsesión o necesaria vía de escape. Pero de este abandono obligado -de esta interrupción que no sé si se alargará mucho más tiempo- he podido sacar un par de conclusiones.

El número de visitas, a pesar de la inactividad -o, tal vez, provocada por ella-, y en contra de lo que pudiera ser más lógico y yo mismo podría suponer, se ha mantenido constante, en su legendaria y habitual escasa proporción, con cifras a las que ya me he habituado, que rara vez alcanzan los dos dígitos, pero constante. No publicar no me ha hecho perder lectores.

La otra conclusión me atañe más directamente. Ya he comentado que durante estos seis o siete años he procurado mantenerme fiel -de una manera disciplinada y absurda- a este quaderno. Nos hacíamos compañía. Y ahora que algunas circunstancias nos han separado, he descubierto que, en contra de lo que suponía o imaginaba, puedo perfectamente vivir sin él. No me es necesario ya devanarme la sesera para, cada dos o tres días, escribir algo, lo que sea, como sea. Puedo permanecer días y días sin asomarme a él, sin siquiera pensar en él. Este intermedio forzoso me ha servido para darme cuenta de que puedo alejarme de él sin pena.

Lo que no me explico es por qué estoy escribiendo esto ahora.

Anuncios

2 comentarios sobre “Los intermedios a veces se parecen demasiado a los finales

  1. Hola, maderadebloj.
    Pues…estos días te he echado de menos y pensaba que tal vez te habías ido para no volver.
    Ahora que estoy escribiendo con menor frecuencia también tengo esa sensación de que podría vivir perfectamente sin esto y me gusta esa sensación. Yo sí he perdido lectores desde que escribo menos pero la verdad es que tampoco me molesta.
    Creo que está bien tener una relación un poco despegada con nuestros propios blogs. O hasta no tener ninguna, si se da el caso.
    De todas formas, me alegro cuando alguien a quién he estado leyendo y al que aprecio, como tú o como Patricia que está casi desaparecida, vuelve.

    1. Hola Evavill/Palomamzs
      Leer, comentar, compartir, apreciar… Solo me queda darte las gracias por hacer que recupere esas sensaciones de las que hablas… Es curioso esto de internet. A veces mola. Como ahora.
      Yo también me alegro cuando se ilumina la campanita y apareces detrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s