Retrato (6)

Pertenecía a una época en que las maletas no tenían ruedas y había que bajar las ventanillas de los coches con una manivela. Le subyugaba más el silencio de las sirenas que su canto. Procuraba permanecer ajeno a los aconteceres. No siempre lo conseguía. Sentía que todo se había derrumbado y que ahora caminaba entre los escombros de sí mismo. Tenía una caja de recuerdos llena de olvidos. Le gustaba imaginar de nuevo las tardes de años pasados. Tenía la impresión de que solo utilizaba frases hechas. Contemplaba los atardeceres porque no tenía otra cosa que hacer. Se perdía en el campo durante unas horas. Luego regresaba. Siempre se estaba yendo. Solo tenía excusas. Se hizo a sí mismo la vida imposible. La mala suerte le perseguía sin alcanzarle del todo. Se llevaba bien con la decepción. No le quedaba más remedio. Cuando todo encajaba, se preocupaba. Tenía la sensación de estar solo en un bosque lleno de personas solas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s