Encerrada

Rescatan a una mujer que se quedó encerrada
Los bomberos de Badajoz rescataron la mañana de ayer a una mujer mayor que se había quedado encerrada en el interior de una de las estancias de su domicilio. Fue hacia las 9.25 horas en la calle Berna, de Pardaleras. La mujer había pasado toda la noche sin poder salir de una habitación en la que se quedó encerrada. Fue atendida por el 112.

Ayer rescataron a una mujer que se había quedado encerrada en una habitación de su casa. Tuvo suerte al final, aunque, como pasó toda la noche sin poder salir de la habitación en la que se quedó encerrada, necesitó ser atendida, según cuenta el periódico, cuando la liberaron de la habitación en la que se quedó encerrada, por el 112.

Probablemente tendría los mismos síntomas que otras mujeres que se han quedado encerradas en una habitación, aunque esa habitación en la que se hayan quedado encerradas sea una habitación de su casa, de su propia casa. O los mismos síntomas, o muy parecidos, que han tenido o tienen otras mujeres que se han quedado encerradas en una habitación de su casa durante años, aunque puedan salir y entrar de la habitación, de esa habitación de su casa, y marchar incluso lejos y permanecer fuera durante días o años. Pero ese encerramiento -ese haberse quedado encerradas en su propia habitación- les acompaña siempre, aunque estén fuera, fuera y lejos de esa habitación de su propia casa. Deben necesitarse muchos 112 para atender a tantas mujeres encerradas en las habitaciones de sus casas. Sus propias habitaciones de sus propias casas.

Curiosamente, también esos síntomas por los que fue atendida esa mujer que pasó toda la noche sin poder salir de la habitación de su propia casa, tal vez sean muy similares a los que tienen otras mujeres que ni siquiera pueden quedarse encerradas en una habitación, porque no la tienen, porque no han tenido ni tendrán nunca una habitación propia en la que entrar y salir con libertad, o en la que tener su espacio y su refugio. O en la que quedarse encerradas.

Esa mujer que se había quedado encerrada en una habitación de su casa probablemente pasó horas de angustia y desolación, de desesperación e impotencia, contemplando su propia habitación, sus propios muebles y retratos, sus propias sillas y paredes, todas sus cosas y recuerdos, su propio mundo construido durante años y que ahora, al estar encerrada con ellos, se le tornaron insoportables. Nada quería más en este mundo que poder salir de allí.

Aunque cuando la rescataron y pudo salir de su habitación en la que se quedó durante toda la noche encerrada, la mujer contempló el exterior con el mismo estupor y desagrado con que estuvo contemplando su habitación durante esas horas. Ahora la calle, las aceras, los coches, la gente que pasaba, se le volvieron también insoportables, como si estuviera, a la fuerza y sin posibilidad de escapar, encerrada con ellos, en una habitación tal vez más grande, pero encerrada de nuevo.

Anuncios

4 comentarios sobre “Encerrada

    1. Sí. Somos bastante contradictorios.
      Lo peor es salir y seguir teniendo la sensación de seguir encerrado.
      Gracias por comentar. (Si supiera utilizar los emoticonos, soltaría por aquí alguno)

    1. Ah, gracias, muchas gracias.
      A menudo pienso que caigo en la ridiculez o la exageración. Por eso, cuando me hacéis saber que os ha gustado, siento alivio. O sea, que me ha gustado mucho que te haya gustado.
      Gracias again.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s