Retrato (7)

Aún sentía el aplicador de la mercromina sobre las heridas de las rodillas. Pensaba que tener razón era accesorio. Tomaba nota de todo, pero luego las perdía. Estaba encerrado dentro de su propia cabeza, más bien prisionero. Prefería llevar una brújula antes que un reloj. No iba a ningún sitio, pero llegó tarde. Siempre utilizaba el plan B antes que el A. Cierta debilidad de su carácter lo terminó por condicionar todo. Incluso la ley del mínimo esfuerzo le resultaba costosa y complicada. Vivió la época de las verbenas y las pastelerías. Cuando se miraba al espejo era como si mirara una fotografía antigua. Tenía la iniciativa de una sombra. Terminó matriculándose en un curso para aprender a respirar. Salió a dar una vuelta y dio demasiadas. Había abandonado toda esperanza y, sin embargo, le acompañaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s