A lápiz

La vida es una historia escrita a lápiz
y su música respira agazapada
en el silencio que hay entre nota y nota.
Todo ha de desvanecerse
sin la menor trascendencia.
Y está bien que sea así.
Como el que se baja de un tranvía
en marcha y sigue caminando aprisa
impulsado aunque no quiera
hasta que se detiene por fin
en el primer escaparate.
¿Dónde quedó todo? ¿Dónde fue?
Uno realmente sabe que juega
cuando pierde. Hace ya tiempo
que dejaron de ocurrir milagros.
Y sin embargo siempre estamos
dispuestos a jugar otra mano.
Haremos trampas de nuevo
para perder de nuevo.
Fuera empezará a llover.
Sabes que la calma que vendrá
después de la tormenta
será peor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s