Cuento breve

Pobre pajarito sin cola. Posado en una rama solo. Se asoma. Camina a saltitos. Tap, tap, tap. Quiere volar. Pero sin cola es peligroso, muy peligroso. Imposible. Las alas de la cola son las que empujan y sujetan. Las que dan dirección al vuelo, como si fueran el timón. Y son fundamentales para aterrizar sin sobresaltos. Está a punto de saltar e intentar, por fin, volar. Abandonar la rama y cruzar el cielo azul. Sabe que el vuelo será caótico y sin dirección. Pero será un vuelo. Aunque es probable que se estampe contra el suelo. Salta y vuela. Mientras vuela -en un vuelo caótico y peligroso en el cielo azul- piensa aterrorizado: Oh, esto se parece bastante a la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s