Música final

De regreso de noche bajo la lluvia fría de marzo, en una de las calles adyacentes, solitarias a estas horas, encuentro este piano, estos restos de lo que fue un piano, entre los escombros de un contenedor. Los escombros, al caer, unos detrás de otros, también sonaron como un piano desafinado o roto interpretando alguna oscura obra dodecafónica bajo la lluvia que suena a cascotes de paredes derribadas. Luego vendrá el silencio. Ahora queda un ruido final, mojado, golpeado, amortiguado, tirado al contenedor, que es también, a su manera, música. Tap, tap, sobre cada escombro. Tap, tap, sobre las teclas. La luz de la farola, escasa, alumbra el escenario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.