Miramos un reflejo

Amanece sobre los escombros
y aún no hemos aprendido
que la espera nada tiene que ver
con la esperanza, que el lastre
éramos nosotros y que derrumbarse
no es más que es otra manera de seguir.

No eran estrellas las que brillaban
en el cielo anoche: eran astillas.
No hemos aprendido aún que la cercanía
nada tiene que ver con las distancias,
ni la fragilidad con la resistencia,
que la permanencia también es efímera
y que todo se desmoronó ya desde el inicio.

Nos estrellamos contra la luz siempre,
dentro de lo que debe ser un espejismo:
la vida, el mundo o algo parecido,
mientras el día traza su circunferencia
ajeno a nosotros que, atónitos,
sin verlo, miramos un reflejo.

Todo es fugaz menos las consecuencias.

Anuncios

Comparativa (33)

como la caligrafía de los huertos
como los días del verano de otro año cualquiera
como el viento de la noche bajo la luz de una farola
como las calles del pasado
como libros ardiendo bajo la lluvia
como una línea recta dibujando una curva
como una línea curva dibujando una recta
como un destornillador en la sien
como un molde roto
como Dios antes de crear el mundo
como un eco atrapado dentro de un espejo
como acariciar una montaña
como la respiración de las heridas
como el saco roto en donde caen todas las cosas

La vida y el sueño

La vida sigue mientras dormimos.
Incluso sigue cuando despertamos.

La vida se interrumpe mientras dormimos.
También sigue interrumpida cuando despertamos.

La vida duerme cuando dormimos.
Incluso duerme cuando despertamos.

La vida sueña cuando dormimos.
Y duerme sin sueños cuando despertamos.

La vida no duerme cuando dormimos.
Tampoco sueña cuando soñamos.

La vida sigue mientras soñamos.
Y no se interrumpe nunca, ni duerme, ni sueña.

Herida

Respira la herida que sueña
con ser una hermosa cicatriz,
pero es el tiempo quien convierte
la realidad en una condena.

Siento el futuro ahora ya
como un pasado imposible
y cada ceremonia que fingimos
solo intenta borrar lo real.

Persiste la herida en nacer
otra vez, aunque ya sin sangre.
Una marca incisa en la piel
da una idea inexacta del amor.

La herida ya no respira,
tampoco sueña, ni sangra.
Un amanecer impávido
se derrumba sobre nosotros.

Cicatrices y ceremonias marcan
la ruta del día: su debacle.
Indelebles y falsas, ocultan
la idea más exacta del amor.

El tiempo tiene ahora la forma
de un interminable costurón.
Expira la herida que duerme
y cada cicatriz cobrará su deuda.

Algo/Todo/Nada

Algo es parte de todo,
pero ese todo,
es también parte de nada.

Nada es parte de todo,
pero ese todo
es también parte de algo.

Todo es parte de algo,
pero ese algo
es también parte de nada.

Algo puede ser todo,
todo puede ser algo,
pero no la nada,

aunque sea parte de algo,
aunque sea parte de todo,
nunca la nada.

Un buen día

subacuática

Una luz pálida tira del día.
Creo que amanece: el arco del cielo
desemboca al otro lado.
Habrá que empezar otra vez, pero no de nuevo.
Caminamos firmes sobre suposiciones débiles
y hacemos planes ignorando la realidad,
para entregar al final un cadáver frío.
Todo empezó cuando entonces
y todo acabará después de ahora.
El soldado cavó una trinchera
bajo una luna débil y ajena.
Su uniforme estaba tan sucio…
Todo ocurrirá un buen día
y nada entonces será como antes.
Ahora una niña salta a la comba
y desaparece al otro lado del espejo.
Sé que todo ocurrirá un buen día
aunque me niegue a creer
que ya no será como antes.
A veces es distinto y no es como parece.
Ahora, por ejemplo, llueve.

Comparativa (32)

azul

como nadar en un mar de azogue
como buscar cosas distintas siempre en el mismo sitio
como un actor representado su propia vida y haciéndolo fatal
como una mariposa durante un huracán
como un acróbata en su decadencia
como vivir en un desguace
como unos sesos devanados
como los verdugos disfrazados de víctimas en un baile de disfraces
como una caja de cerillas con un grillo dentro
como un astronauta en la sala de estar
como aves nocturnas durante un eclipse de sol
como el brillo inerte de la luna
como la vida dentro de un espejo
como un amanecer en las orillas
como las víctimas sin disfraz